Nos gustan mucho las casas u hoteles al lado del mar y la oportunidad de zambullirnos en el agua en un entorno de comodidad y lujo; o también nos gusta viajar en un fabuloso yate o trasatlántico. Sea una u otra opción, pareciera que no era posible tener todas las ventajas de ambos; sin embargo encontramos esta opción en la que ya puedes tener una casa con todo el lujo y espacio, además con la capacidad de viajar en el mar abierto.

No, no es un sueño, ni una idea futurista, es una realidad que se llama Arkup 75, una verdadera casa de dos pisos flotante, que cuenta con todo lo necesario para disfrutar de la vida en el mar a todo lujo y con todas las comodidades. Si tienes disponibles 5 millones de dólares, te puedes hacer de esta casa que ya es una realidad en las costas de Miami y por si fuera poco es totalmente ecológica.

Cuenta con dos niveles, en el superior hay 4 amplias habitaciones totalmente equipadas y con acabados de lujo; grandes ventanales que permiten que el propietario pueda contemplar en todo el esplendor el océano o las costas por las que navega y cuenta con 4 baños y medio; en el piso inferior tiene una amplísima cocina para preparar cualquier comida, un comedor con capacidad de hasta 10 personas e incluso una barra donde se puede integrar una amplia variedad de bebidas. Adicionalmente tiene diversas terrazas donde las personas pueden recostarse a tomar el sol, disfrutar de la convivencia e incluso cuenta con un jacuzzi.

El diseño es altamente vanguardista en color blanco y maderas claras, amplios ventanales que ofrecen una vista de 270 grados y lo mejor es que no requiere de combustible, pues funciona a base de paneles solares integrados en el techo, que no solo le dan la iluminación nocturna, aire acondicionado; sino también mueven la estructura a una velocidad máxima de 13 kms por hora y sus baterías almacenan una gran cantidad de energía para darle una total autosuficiencia; así mismo cuenta con un sistema que capta el agua de lluvia, la almacena y son usadas para todos los requerimientos de los pasajeros; las aguas negras las procesa sin ningún problema ni contaminación en el mar; y por si fuera poco, la casa puede acercarse prácticamente a cualquier playa, ya que tiene un piso plano, que a diferencia de otros yates o barcos, no pueden hacerlo por las cuestiones de su diseño.

Esta mansión flotante, puede aguantar incluso huracanes tipo 4 y durante la navegación puede elevarse sobre unos pilotes que permiten que la casa mantenga un máximo de estabilidad en beneficio de sus ocupantes.

Hasta hace poco toda esta idea se trataba de un prototipo, pero hoy sienta las bases de lo que será el anhelado concepto de vivir en el mar acercándonos al futuro, como una realidad al máximo lujo y comodidad.

Búscanos en FacebookTwitter @motorblogmx e Instagram @motorblogmx

By Daniel Torrance

Deja una respuesta