Un fuerte de Toyota son las pick ups, en general de todos los tamaños, y Tundra es uno de esos productos que representa fuerza y confiabilidad en toda la extensión de la palabra. Ahora, en su tercera generación muestra una imagen imponente pero sobretodo, capacidades y tecnología para dominar prácticamente cualquier terreno.

Estéticamente luce amenazadora, con faros en forma de «T» y una parrilla enorme cuyo diseño cambia según la versión, detalles en plástico negro en los pasos de rueda junto con luces traseras verticales que siguen la esencia de diseño agresivo.

Por dentro continúa la inspiración de líneas rectas que transmiten esa sensación de poder. Una de las primeras cosas que llama la atención es la pantalla de 14 pulgadas con nuevo sistema operativo, aceptando incluso comandos por voz de manera más natural, que fluye hacia abajo para darle cabida a la consola central con diversos botones físicos. El cuadro de instrumentos es de 12.3 pulgadas en la mayoría de versiones. Otro tema importante es que la calidad de los materiales mejoró, siendo suaves donde es más cercano el tacto de las manos además de ofrecer diferentes combinaciones de colores.

Siendo una pick up, de lo más importante es la capacidad que tiene para realizar trabajos pesados, pues puede remolcar hasta 5.4 toneladas y cargar hasta 880 kg en la caja. Por cierto, serán 3 largos de caja según cada necesidad. Un gran cambio es que ahora lleva suspensión trasera independiente, lo que mejora el manejo y capacidades además de poder equipar suspensión adaptativa de acuerdo al modo de manejo con ajuste de altura. Como siempre, la versión TRD Pro es la que luce más agresiva pero también la que lleva algo más de equipo pensado para off road intenso.

Ahora, en cuanto a motores se despide del V8 y adopta dos nuevas alternativas:

  • V6 de 3.5 litros twin turbo con 389 hp, 479 lb-ft y transmisión automática de 10 velocidades.
  • V6 híbrido de 3.5 litros twin turbo con 437 hp, 583 lb-ft y transmisión automática de 10 velocidades.

Complementando el manejo, llega de la mano Toyota Safety Sense 2.5, que incluye control crucero adaptativo, alerta de salida de carril, monitor de punto ciego, asistente de mantenimiento de carril, cámaras panorámicas con visión para remolque, entre otros.

Toyota Tundra 2022 será producida en San Antonio, Texas a finales de este año, por lo que a México podría llegar durante los primeros meses de 2022.

Búscanos en FacebookTwitter @motorblogmx e Instagram @motorblogmx

Deja una respuesta