Volkswagen está en constante evolución y es momento de que T-Cross lo reciba, ahora importado desde la planta de Pune, en India, con un diseño más fresco pero también con mayor tecnología, seguridad y motorización turbo para el SUV de entrada al mundo SUVW de la marca.

Los cambios más importantes están al frente con un nuevo cofre, parrilla, faros y fascia que lo hacen ver más agresivo. Viene detallado con elementos cromados y un nuevo color Amarillo Kúrkuma que sobresale entre el tráfico. Entre otros colores vibrantes encontramos rojo y azul mientras que para los más discretos está disponible en blanco, plata o gris. Por detrás ahora incorpora una luz LED a lo ancho de la cajuela con el nuevo emblema de la marca y el nombre del modelo al centro de la cajuela Ahora T-Cross es más alto y largo que antes aunque la distancia entre ejes es la misma, esto debido a las nuevas fascias, complementando el estilo robusto.

El interior adopta una pantalla de 10″ con el nuevo sistema operativo compatible con Android Auto y Apple CarPlay de manera inalámbrica además de poseer entradas USB C, cargador inalámbrico, cluster de 8″ con tres vistas e información configurable, quemacocos y amplio espacio junto con cajuela de 385 litros.

Los asientos están forrados en Leatherette bitono con combinación de gris oscuro con un tono crema que lucen minimalistas además de complementar la oferta de materiales de la cabina. El tablero, aunque de plástico rígido, no genera reflejos en el parabrisas y tiene una buena calidad de ensamble. Resulta atractivo el inserto tipo aluminio cepillado que recorre de puerta a puerta, rodeando la pantalla central y que se complementa de otro elemento decorativo texturizado en negro.

La máxima novedad es el motor 1.0L TSI 114 hp, 178 Nm y transmisión Tiptronic de 6 velocidades que promete mayor dinamismo y eficiencia. Lo pudimos comprobar en ruta hacia Oaxaca donde destaca la ágil aceleración que hace más fáciles las incorporaciones y rebases. A velocidades de autopista podemos rodar fácilmente a 150 km/h con total aplomo mientras que en carretera de curvas resulta más interesante acoplar el modo manual para aprovechar mejor la potencia al rebasar. La calidad de marcha es cómoda, absorbiendo las imperfecciones del camino pero siendo lo suficientemente comunicativa para el conductor.

Algo que se agradece es la buena visibilidad hacia todos los ángulos, que junto con la altura natural de un mini SUV transmite seguridad a los ocupantes. Por otro lado, aunque todos los mandos del sistema de sonido y climatizador son táctiles, están colocados de manera lógica, por lo que no es necesario alejar la vista del camino por mucho tiempo además de que entienden nuestros impulsos al deslizar el dedo o simplemente hacer pequeños toques.

Para finales de año estará disponible una opción 1.6L MPI con 110 hp que irá acoplado a una caja manual de 5 velocidades o Tiptronic de 6 velocidades, siendo la futura versión de entrada.

La seguridad viene complementada con 6 bolsas de aire, control de estabilidad ESC, control de presión de neumáticos, el sistema de asistencia para el arranque en pendiente y el nuevo asistente de colisión frontal con freno de emergencia para evitar accidentes con otros vehículos y que brindan un nivel superior de tranquilidad.

Disponible en la red de distribuidores Volkswagen, T-Cross 2022 llega con los siguientes precios y versiones:

T-Cross Trendline TSI$419,900
T-Cross Comfortline TSI$449,900
T-Cross Highline TSI$484,900
T-Cross Trendline MPI (proximamente)Menos de $400,000

Búscanos en FacebookTwitter @motorblogmx e Instagram @motorblogmx

Deja una respuesta