La versión más potente de calle del icónico MINI, con todo el pedigrí de las carreras, llegó a México en un limitado puñado de unidades para ser lo más exclusivo de los fanáticos de la marca británica. Haciendo un poco de historia, en 2006 tuvimos a MINI Cooper S con kit JCW GP y en 2013 a MINI JCW GP ya con un estilo, mecánica y chasis específicos. Esta nueva generación, llega a nosotros desde Oxford.

En el exterior es notorio que estamos hablando de la versión más deportiva, con fibra de carbono impreso en 3D que nos ayuda a una mejor aerodinámica, destaca el gran alerón trasero, tomas de aire, faldones, el contraste de los frenos en rojo y detalles en la carrocería, así como las letras GP y pintura en color metalizado

Para esta tercera generación, MINI decidió fabricar 3,000 unidades del GP para todo el mundo y a nuestro país llegan 44 de ellas. Bajo el cofre encontramos un motor 4 cilindros turbo con 306 hp y 450 Nm junto a una caja Steptronic de 8 velocidades y bloqueo de diferencial integrado, que lo catapultan a los 100 km/h en 5.2 segundos y llegando hasta los 265 km/h. Tenemos tracción delantera y los frenos han sido mejorados, recordemos que estamos hablando de un auto que principalmente se desempeñará en pista, destacando por neumáticos especiales y rines de 18 pulgadas.

Los asientos traseros fueron eliminados a favor de una barra de torsión y, curiosamente, las paletas de cambios son impresas en 3D.

Los asientos deportivos se ofrecen en costuras en rojo con la insignia GP y cinturones de seguridad en rojo. Por dentro también encontramos la numeración del vehículo tratándose de una versión limitada.

El MINI John Cooper Works GP es una rareza con los genes de carreras que establece nuevos puntos de referencia para el desempeño en el segmento de vehículos compactos Premium.

Deja una respuesta