La tercera generación del Honda Fit es un salto importante para la evolución de este modelo que ahora cuenta con un diseño llamativo (más emocional), excelente espacio interior y un buen nivel de equipamiento que mejora la experiencia de manejo en este pequeño vehículo.

Cuando Honda decidió los planes de la tercera generación del Fit, y pensando la alta demanda que iba a tener este pequeño vehículo en el continente americano, construyó una nueva planta en nuestro país dedicada a modelos que compartirán esta misma plataforma (HR-V que llegará a finales de año), ambos segmentos que continúan en constante crecimiento.

El nuevo diseño exterior del Honda Fit está orientado a ofrecer mejor aerodinámica, con líneas que acentúan su orientación emocional y que fluyen desde el frente hasta la parte trasera, con faros delanteros horizontales y un nuevo diseño de parrilla que junto con la toma de aire y los faros de niebla aparenta al frente una letra X.

En los costados destaca el gran tamaño de las ventanas y una pequeña tercer ventana trasera que permite más luz en el interior. En la parte trasera las luces están unidas a una línea de carácter que fluye en los costados y pasa por las manijas de las puertas, además las luces traseras están iluminadas por LED para las de posición y freno, un toque de modernidad.


Destaca además el gran tamaño de la quinta puerta para acceder a la cajuela que permite un umbral bajo de carga, en la parte baja cuenta con dos detalles negros que aparentan tapar las salidas de escape como un detalle deportivo.
En el interior del nuevo Honda Fit, el cuadro de instrumentos está compuesto por tres círculos, el primero y de mayor tamaño al centro para el velocímetro que además integra luces LED en azul que cambian a verde si llevamos un manejo ecológico. Del lado izquierdo un círculo más pequeño lleva el tacómetro y del lado derecho indicadores digitales para el combustible y la computadora de viaje.

El volante es de tres brazos e integra los controles de audio, control de crucero y para interactuar con un teléfono si lo tenemos conectado vía Bluetooth. En la consola central de la versión más equipada que estamos probando tiene una pequeña pantalla para el sistema de audio (que no es táctil), tiene gráficos básicos y no integra sistema de navegación, algo que podría ser mejorado con la pantalla que se ofrece en Estados Unidos, ya que su competidor más directo en México ofrece navegador y cámara de reversa.

La calidad de acabados y materiales es excelente y una de las cuestiones más importantes es la versatilidad que ofrece el Honda Fit, pudiendo reclinar los asientos para convertir el espacio de carga en un piso totalmente plano, o los asientos MagicSeat de la segunda fila, donde podemos subir la base de los asientos colocándolos como un segundo respaldo permitiendo incrementar el espacio de carga para llevar objetos por detrás de los asientos delanteros, un detalle exclusivo del Honda Fit.

Otro detalle a destacar es la gran apertura de las puertas, que permite hacerlo hasta 90 grados, facilitando subir y bajar objetos grandes a la parte trasera cuando tenemos plegado el asiento MagicSeat.

El motor que lleva este automóvil es un 1.5 litros de nueva generación con la tecnología Earth Dreams de la marca que entrega 130 caballos de fuerza acoplado a una transmisión continuamente variable (en la versión tope de gama). Algo importante a destacar de esta caja es que elimina la sensación de las CVTs de poca respuesta, ofreciendo una respuesta más rápida ante nuestros impulsos del pie en el acelerador. En otros mercados también ofrece paletas de cambios al volante, algo que ofrecería un manejo más divertido si se ofrecieran en México.

Algunos detalles de equipamiento que lo ayudarían a destacar aún más en México son las paletas de cambios al volante, un mejor sistema y pantalla multimedia y el Honda LaneWatch, el cual utiliza una cámara ubicada por debajo del espejo retrovisor derecho y que proyecta la imagen en la pantalla del sistema de navegación, que se activa al activar la direccional hacia el lado derecho mejorando la seguridad.

En conclusión esta generación del Honda Fit 2015 fabricado en México ha mejorado la fórmula de este pequeño auto manteniendo su fórmula básica: tamaño compacto y versatilidad interior. Una excelente opción para los que necesitan mayor espacio y versatilidad interior sin la etiqueta de precio de un vehículo más alto. 

Deja una respuesta