Aunque FIAT es una de las marcas automotrices más longevas, su enfoque en Latinoamérica está centrado hacia un público joven con identidad propia que busca autos distintivos con toda la conectividad y eficiencia para el día a día. Es por ello que Pulse llega con gran relevancia pues además de contar con esos atributos, se trata de un mini SUV que hoy están tan de moda.

Su diseño es llamativo por donde se le vea, gracias a trazos agresivos bien definidos que corren de la pluma de los diseñadores en Turín junto con el equipo de Brasil para entender los gustos latinos. Al frente encontramos una parrilla horizontal que desemboca en los faros con tecnología LED, detalles en cromo para los contornos de faros de niebla. Como toda camioneta, la parte baja de la carrocería va rodeada de plástico negro y en las fascias añade detalles en color plateado.

Los rines son de hasta 17″ y en la versión Impetus que manejamos, la carrocería es bitono, siempre con la parte superior en negro. La trasera es de lo más llamativo porque juega con los volúmenes de la cajuela, las luces que se van adentrando así como los escapes simulados.

Como todo buen italiano donde el aspecto y los detalles son parte esencial, existen varias banderas italianas a lo largo y ancho del auto, como en la parrilla, asientos o en la funda de la palanca de velocidades que son esos detalles que aportan una individualidad única pero también los famosos Easter Eggs, que son imágenes del auto o alusivas a la marca en lugares poco comunes, como la parte baja del parabrisas y medallón o en el plástico que cubre el mecanismo de los limpiadores delanteros.

El interior se nota espacioso y tecnológico desde un inicio, en parte porque tiene un diseño de tablero wrap around que permite tener todos los mandos a la altura de la vista con el fin de evitar distracciones y sentirse envueltos en la atmósfera de Pulse. Los plásticos son de tacto rígido de buena factura, combinados con otros de color aluminio y texturizados que aportan un estilo característico.

Para el apartado de conectividad hay una pantalla de 10.1″ con Android Auto y Apple CarPlay inalámbricos además de puertos USB tipo A y C e incluso cargador inalámbrico para poder tener siempre carga en tus dispositivos. El cuadro de instrumentos digital de 7″ es configurable en información.

Para conocer todas las características de FIAT Pulse, nos fuimos a la Península de Yucatán donde los más interesante es interactuar con el vehículo y poder manejarlo por las carreteras de aquella región. El motor es un 4 cilindros de 1.3 litros con 97 hp y 94 lb-ft que en la versión base va acoplado a una transmisión manual de 5 velocidades pero que el resto usa una CVT con modo manual y paletas de cambio en esta variante Impetus.

Al momento de comenzar a andar se percibe una posición de manejo elevada, ideal para tener a la vista todos los obstáculos que habitan en las grandes ciudades pero también una buena insonorización para el segmento al que pertenece y algo interesante es que la altura libre al suelo es de 22.4 cm, logrando esquivar zanjas o rampas que puedan dañar los bajos. Regresando al concepto wrap around del tablero, realmente está bien trabajado pues la pantalla no crea puntos ciegos a la vez que está posicionada de tal modo que siempre está visible.

Previo a salir a carretera se puede apreciar buena absorción de las imperfecciones del camino y una transmisión suave en su operación que busca ser lo más eficiente posible. Esta CVT fue desarrollada por Aisin, empresa líder en la producción de transmisiones, que añade los modos Sport y manual. Algo interesante es que el control de tracción tiene una opción llamada TC+, ayuda al vehículo a transitar en condiciones de baja adherencia, ajustando los parámetros del control de estabilidad para bloquear la rueda antiadherente y transferir el torque al otro lado, aumentando la capacidad del Pulse para superar obstáculos. Además, el TC+ también cuenta con ABS Off-Road, que otorga una mejor frenada en suelos como tierra, barro y arena, aportando así más seguridad y eficiencia en caso de emergencia.

Ya en carretera, desde Bacalar hasta Tulum, el desempeño se muestra ágil con aceleraciones progresivas al momento de realizar incorporaciones y un buen aplomo del motor-transmisión. En modo Sport, localizado en el volante, incrementa el régimen para lograr subir de velocidad rápidamente y es fácil lograr ritmos de 130 km/h con total aplomo. En términos de eficiencia, los motores Firefly de FIAT cuentan con tecnologías MultiAir III que permiten anticipar la apertura de válvulas para reducir las emisiones y así lograr ser lo más limpios posibles. Por otro lado, la cadena de distribución está optimizada para ser silenciosa además de no requerir mantenimiento durante la vida útil del vehículo.

La calidad de marcha a ritmos de carretera sigue resultando cómoda pues toda la puesta a punto está diseñada para poder rodar por todas las condiciones que tenemos en México, destacando comodidad con un toque emocionante para el conductor.

El espacio interior es generoso, con 25 litros de almacenamiento en varios compartimientos dentro de la cabina pero sobretodo, con una cajuela de 370 litros que puede complementarse de los rieles de carga. La cabina es amplia para albergar a todos tus amigos y las ventanas grandes ayudarán a que se sienta como un espacio más abierto.

En temas de seguridad, todas las versiones incorporan 4 bolsas de aire donde las laterales cubren desde el tórax hasta la cabeza, iluminación Full LED, frenos ABS, EBD, control de tracción y estabilidad mientras que desde las versiones medias ya adopta la asistencia de salida de carril con corrección, que detecta las líneas del camino y nos regresa si es que percibe que nos salimos; asistencia de frenado frontal automático que puede frenar el auto si detecta que nos acercamos demasiado al vehículo de adelante, actuando hasta los 60 km/h. La plataforma empleada es la MLA que resulta bastante rígida y liviana, ofreciendo seguridad para los ocupantes en caso de impacto pero también eficiencia.

A modo de sorpresa, la marca anuncia motores turbo en versiones más equipadas pero también una deportiva bajo el nombre de Abarth e incluso, la llegada de 500e, el carismático hatch que ahora es totalmente eléctrico.

FIAT Pulse 2023 ya está disponible en la red de distribuidores de la marca en cuatro versiones:

Pulse Drive Manual$355,000
Pulse Drive Plus$385,000
Pulse Audace$410,000
Pulse Impetus$445,000

Búscanos en FacebookTwitter @motorblogmx e Instagram

By Bruno Dagio

Deja una respuesta