Washington, DC – Los escenarios de la capital de Estados Unidos, se convirtieron en el marco ideal para manejar un Super Car con toda la herencia americana, que desde su llegada en 1963 y hasta esta séptima generación, ha marcado un acontecimiento para los autos deportivos.

Stingray 2014 es el modelo de entrada de Corvette y según información que presume la marca, este coupé de alto desempeño y manejado en carreras, es el más potente que haya existido.

Bajo el cofre se esconde el motor V8 de 6.2L con 460 caballos de fuerza y un torque de 465 libras-pie, el motor integra una serie de tecnologías como inyección directa, Active Fuel Management (desconexión de cilindros) y válvula de apertura variable que permite al vehículo comportarse como si fuera un V4 por velocidades debajo de los 160 km/h. Otra de las novedades que integra además de los asientos Recaro y un nuevo selector de modo de manejo de cinco posiciones que permite encontrar y ajustar las habilidades de desempeño del vehículo; es un medidor de sistema de temperatura en los neumáticos, que hace que las llantas se acoplen a la condición de manejo de acuerdo a la temperatura requerida.

De por sí Corvette representa toda la deportividad y orgullo americano, para manejarlo en las carreteras de Washington y no perder la costumbre; seleccionamos el que más llamara la atención, un Stingray amarillo; que en realidad dudo mucho que las manifestaciones de afecto que notamos a este deportivo se debieran al color elegido. En cada momento que algún residente tenía oportunidad, no dejaba de gritarnos halagos, tocarnos el claxon con cara de felicidad, tomarle fotos, sonreírnos o hacernos la típica señal de “two thumbs up”

El diseño ahora nos recuerda más a los autos europeos, definitivamente un cambio total en el exterior, sin perder la huella Chevrolet con sus calaveras traseras muy al estilo del nuevo Camaro.

Tenemos un auto aerodinámico, que ahora se vuelve más ligero con un chasis de aluminio que pesa 45 kilos menos y gracias a la utilización de fibra de carbón en el cofre y toldo encontramos una reducción de peso de 8 kilogramos.

Fue así que me posicione al volante del único Stingray amarillo con caja automática, para dirigirnos al punto más lejano de la ruta. La posición de manejo es bastante cómoda, casi podría ser un auto de uso diario, el tablero digital, el botón para esconder la pantalla central, el rugir del motor al oprimir el botón de encendido y la invitación directa a acelerar el pedal cada vez que se pudiera, fueron elementos que en los primeros 15 segundos me conquistaron.

El interior destaca por ser uno de los más atractivos que se haya construido en el paso de este emblemático auto, cuenta con detalles como fibra de carbón real, aluminio y materiales en piel cosidos a mano; selector de modo de manejo de cinco posiciones que adapta 12 atributos del vehículo para ajustar el entorno del conductor a su preferencia de manejo, techo removible de fibra de carbon o al color de la carrocería, centro de información para el conductor personalizable y Head Up display a color.

El sistema de infoentretenimiento es Chevrolet MyLink de última generación, que incorpora información de varios sistemas conectados por Bluetooth, USB, Tarjetas SD, reproductores MP3; y sistema de navegación, cuenta con una pantalla LCD de 8” con espacio para almacenamiento detrás de la misma; y sistema de sonido Bose de 10 bocinas con caja de bajos, y dos subwoofers.

La transmisión puede ser automática de seis velocidades o manual de siete; esta última cuenta con el sistema Active Rev Matching, que genera una relación de cambios de alto desempeño; con lo anterior, Corvette Stingray es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3.8 segundos

Las mejoras para el nuevo Corvette también son en cuestión de seguridad; ofrece frenos de disco delanteros de mayor dimensión con calipers Brembo de cuatro pistones en cada uno, disponibles en tres diferentes colores: negros, rojos y amarillos; cuatro bolsas de aire (frontales y laterales), sensor de inclinación del vehículo, sensor de movimiento al interior del vehículo y Magnetic Ride Control, para una lectura en milisegundos de las condiciones del camino, que ajusta la suspensión para una marcha más confortable.

Adicionalmente, está equipado con el sistema de telemática OnStar, que ofrece atención personalizada todos los días del año tanto a conductor como a pasajeros ofreciendo entre otros: respuesta automática de accidente, servicios de emergencia, servicios remotos, asistencia de vehículos robados, navegación paso a paso, diagnósticos y la aplicación móvil RemoteLink.

Corvette Stingray 2014 está disponible en Chevrolet Performance Stores como preventa, pero de manera oficial será a partir del mes de noviembre que se introduzca en México. El precio tanto para la versión con transmisión automática (6 velocidades) como la versión con transmisión manual (7 velocidades) será de 990 mil pesos.

Ximena Nagano @xnagano

Deja una respuesta